divendres, 8 d’octubre de 2010

9 D'OCTUBRE



A Vila-real el 9 d'octubre mai s'ha acabat de celebrar com cal. I això que el nostre fundador, Jaume I, potser igual s'oblida de Vila-real de no haver estat per l'èxit en la conquesta de Borriana (16 de juliol de 1233) o de l'extraordinària victòria al Puig de Santa Maria, uns dies abans que els seus notaris entraren a València (un 9 d'octubre de 1238).

I enguany, a banda d'oblidar-nos, com sempre, del 9 d'octubre, també tenim oblidat el pobre Jaume I a un rocam dels afores al costat d'unes escarransides palmeres a tall de vegetació per eixir del pas (fins el 22 de maig quan brollaran les flors per tot arreu, el cel serà més blau que mai i les gavines deixaran de soltar excrements a sobre la corona del nostre rei fundador). I encara gràcies que, malgrat la crisi que ens ha caigut al damunt amb més força que a cap lloc del planeta, som en ple any electoral, perquè ja se sap que a Zapatero no li queda un duro per res, i sobre el Pla Confiança de Camps regna una total desconfiança al llarg de l'antic Regne de València (que va malbaratar el botxí de Felip V)... De fet, el mateix president autonòmic vol fer-se perdonar tots els pecats polítics a base de lluir polseres (res de cinturons!) i simbologia religiosa com ara el cordonet de Sant Pasqual, cosa que demostra que només se'n recorda de Vila-real quan vol (per finançar els projectes i promeses pendents es veu que encara no ha tingut temps o, també pot ser, s'ho guarda tot per al miraculós mes de maig de 2011).



Funda pobles i t'exposaran als afores! -diu una veu d'ultratomba enregistrada, recentment, en la modalitat psicofonia als arxius multimèdia del Monestir de Poblet.

8 comentaris:

TONI PITARCH ha dit...

Ha faltat la mare de Pasqual Batalla. Soterrar: dissabte 9 d'octubre, 16 h., església Arxiprestal. Descanse en pau!

Anònim ha dit...

La Comunitat sin nombre

Ni "País Valencià", ni "Regne de València" ni siquiera "Comunitat Valenciana". La guerra de símbolos ha tenido un epílogo inesperado: el territorio fundado por Jaume I ha acabado llamándose "la Comunitat", a secas. En los últimos 195 comunicados oficiales de la Generalitat, "la Comunitat" vence por 215 a 184 apariciones a la "Comunitat Valenciana".

Sin referente territorial ni cultural

En este contexto no extraña el proceso onomástico que ha experimentado el territorio conquistado hace 772 años por Jaume I. El sociólogo Rafa Castelló, también profesor de la Universitat de València, lo explica: "El referente identitario es territorial y cultural. En el nombre, el Estatut anuló la reivindicación territorial del colectivo al descartar el término de 'País' o 'Regne' y elegir el de 'Comunitat', que se refiere a un grupo de personas sin espacio territorial. Por ejemplo, comunidad negra o comunidad gitana. Ahora, si quitas el referente cultural del nombre, que nos lo daba el adjetivo de 'Valenciana', ya no queda nada. Hemos desaparecido como colectivo nacional con aspiraciones territoriales y ahora estamos desapareciendo como colectivo diferenciado", asegura Castelló.
En esta misma línea profundiza Rafa Company, ex director del Muvim y coautor del Document 88 valencianista. "La Generalitat, que también ha perdido el gentilicio de forma oficial en el Estatut, ha acabado siendo una autonomía administrativa con poco aparato sentimental". A juicio de Rafa Company, "la pérdida del gentilicio en el nombre del territorio, más que una estrategia deliberada de la Generalitat y extendida a Canal 9, es el efecto de una inercia de vaciado valencianista que se ha producido sin oposición de la ciudadanía. Porque a algunos les molesta la palabra Valencia, y a otros no les hace falta". Y así, en la práctica, se ha mutilado la denominación oficial de una "Comunitat" que empieza a no tener nombre.

Paco Cerdà (Levante).

Anònim ha dit...

El final de la política

Las grandes decisiones de Zapatero fueron forzadas por los mercados. Todos los gobiernos occidentales funcionan con dictados e impulsos de los mercados. Los sueños de Obama se estrellan en los mercados. Los mercados sustituyen parlamentos, marcan decisiones políticas, imponen recortes sociales, limitan el Estado de bienestar. No han sido elegidos por nadie, pero han convertido en rehenes a todos los gobiernos. El país que no recibe su visto bueno entra en bancarrota. El gobernante que no los obedece es un suicida. Rebelarse contra ellos, como hace parte de la izquierda, es romántico e improductivo. Se nos está muriendo la política. Se está transformando en números. Y lo certifica el FMI: vote a quien vote usted, la economía se recuperará cuando quiera; no cuando se lo proponga un partido. Agonizante la ideología, vivan los números. No me extraña que tanta Catalunya esté pensando en la abstención.

Anotación al margen: no creo que ocurra, pero los jueces pueden echar abajo la decisión más aguerrida del Gobierno: rebajar los salarios de los funcionarios. Sería otra imposición externa. Legal, pero externa. Entre mercados y leyes, a los gobernantes les queda, como a Melibea, el lamento: "¡Qué pequeña tengo mi libertad!".

Fernando Ónega (La Vanguardia).

Anònim ha dit...

Meapilas y educación sexual

... Y lo cierto es que aunque no comparto en absoluto la posición del Arzobispado, la respeto..., actitud que, por cierto, también se aprende en la escuela.

También puedo respetar, eso sí, con todas mis críticas, que en un colegio propiedad de la Iglesia católica y no concertado se trabaje a partir de un programa de orientación y educación sexual, elaborado -a instancias de la archidiócesis valenciana- por el Instituto Valenciano de Fertilidad, Sexualidad y Relaciones Familiares y que desde ese programa se informe a los alumnos y alumnas que la masturbación es "un vicio que lleva a una persona por el camino equivocado, planteando graves problemas en el matrimonio por restarle paciencia a la pareja, que ve satisfechas sus necesidades individualmente". Si el Arzobispado me permite la licencia, también a mí ésta me parece una visión muy reduccionista y he de confesar que me cuesta respetarla, pero lo cierto es que forma parte de un discurso moral que comparte un colectivo que, mientras no pretenda imponerse por la fuerza sobre la moral y creencias de otros colectivos... puede ser respetable.

Lo que no me parece en absoluto respetable es que quienes se responsabilizan de la política y la gestión de la educación escolar en nuestra Comunidad se hayan apresurado a paralizar el Programa de Intervención en Educación Sexual como una consecuencia de las críticas del Arzobispado. Ni es respetable para los profesionales de la salud que desde la Consejería Sanidad vienen trabajando desde hace años en esa formación, ni resulta respetable para los centros escolares, alumnos, docentes y familias que se beneficiaban de dicha formación, ni tiene el menor respeto hacia los usos de la vida sana democrática que, especialmente en el área de la educación, en nuestra Comunidad, deriva desde hace algún tiempo del estupor hacia la resignación frente al esperpento cotidiano.

Un meapilas se define desde el diccionario de la Real Academia como santurrón o, en otras palabras, gazmoño, hipócrita que aparenta ser devoto. Desde esta perspectiva, yo creo -y es una opinión- que si las críticas del Arzobispado realmente son la causa de que se haya paralizado el Programa de Intervención en Educación Sexual en los colegios e institutos públicos de nuestra Comunidad, nuestros responsables educativos además de incompetentes merecen ser calificados como unos completos meapilas.

Dino Salinas Fernández, profesor titular de la Escuela de Magisterio. Universitat de València (El País).

Anònim ha dit...

La oposición pide explicaciones por los cursos de sexualidad

"Es una barbaridad que un grupo de presión que defiende determinados valores pese más en la Generalitat que conocimientos científicos sanitarios", lamentaba ayer el responsable de Sanidad de la ejecutiva socialista, José Mayans. "El consejero de Sanidad debería plantearse dimitir si tienen que rectificar contenidos de educación sexual supervisados por sus técnicos bajo presiones del consejero de Educación", apuntó.

También Marga Sanz, coordinadora de Esquerra Unida, que denunció la circular el martes, insistió en que ni Sanidad ni Educación "deben someterse a la moral sexual de los grupos utracatólicos", cuyas tesis "atentan contra los derechos y libertades ciudadanas y ofrecen una visión del sexo perversa que no queremos en ningún centro educativo valenciano". Consuelo Català, portavoz socialista de Sanidad, tachó la maniobra de "opa hostil del Opus Dei, dirigida por Camps y Cotino, en contra del rigor y la ciencia, y los profesionales que han ejercido en silencio una labor espectacular".

Mònica Oltra, de Compromís, se encaró con el presidente Camps en las Cortes y le recordó que "son los fundamentalistas católicos, unos grupos reducidos, se han hecho con el poder político y económico", pero están "muy lejos del Evangelio" que predican.

El Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana y los colegios de Castellón, Valencia y Alicante rechazan, además, que los cursos pasen a darlos los psicopedagogos, en vez de sanitarios.

Anònim ha dit...

Una discusión en clase acaba con una docente con las muñecas rotas

Desde la Conselleria de Educación indican que “no se trata de una agresión como tal”.

El origen de este conflicto fue el debate de un “tema sensible” que despertó polémica.

Algunos comentarios (Mediterráneo):

15) Lola Usó - 08/10/2010 - 20:29:19 h. El tema no es nou. Ja fa temps que esta mestra se distingueix pels seus comentaris racistes i provocadors, donant un pesim exemple de lo que ha de ser una educadora. Potser el xiquet que ja te 14 anys siga rebel, pero lo mes segur es que estiguera fart de l'actitud de la mestra, que inclús eixe dia esta menyspreant els immigrants fen dibuixets de pateres a la pisarra. No excuse la violencia si n'hi ha hagut, pero me sembla mes un cas de justa protesta davant una actitud nefasta de qui deuria haver donat millor exemple.
14) Aún nos pasa poco - 08/10/2010 - 19:40:09 h. Si el Excelentísimo Señor Presidente de la Diputación de Valencia, Don Alfonso Rus, llama gilipollas a los profesores y se jacta de ello, es natural que los alumnos descerebrados se crean con derecho a agredirlos
13) Nelo Bakora - 08/10/2010 - 18:49:31 h. Els immigrants no vénen en patera, això ho fa una minoria i, per tant, igual que quan un periodista mossega un gos allò excepcional es transforma en notícia. La professora hauria de dominar la matèria i, per suposat, abstenir-se de fer comentaris racistes... és més, les races no existeixen, només les classes socials: el pobres i els rics. De tota manera, res justifica la violència a les aules i, pel que sembla, l'alumne tenia un "bon expedient" (totalment independent de la seua ètnia on n'hi ha de tot, naturalment).
12) Javier - 08/10/2010 - 18:04:21 h. No os quejéis tanto que al final el chiquillo a tenido una lección real de lo que es la vida, genera discriminaciones (positivas o negativas) y prepárate para recoger el odio y el rencor... veo por donde vais y sabed que hay millones en España con esa actitud, no todos somos tan beligerantes. La patetica chuchicheria de pueblo tampoco ayuda.

Anònim ha dit...

La corrupción afecta a la imagen de la Comunidad Valenciana en España
Ocho de cada diez votantes rechaza la inclusión de imputados en las listas.

La existencia de prácticas corruptas tiene repercusiones, según el sondeo. Siete de cada diez valencianos (73%) piensa que los escándalos afectan, y mucho, a la imagen que tiene la Comunidad Valenciana en el resto de España. Una percepción que el año pasado la tenían el 65% de los encuestados

Según el sondeo de Metroscopia, seis de cada diez ciudadanos (61%) consideran, además, que ello tiene repercusiones sobre la economía de la comunidad autónoma. Un porcentaje ocho puntos más alto que el registrado en la encuesta realizada con motivo del 9 d'Octubre el año pasado. Un daño colateral que también observan los votantes del PP.

El caso Gürtel y sus repercusiones, sumados a otros escándalos de corrupción, probablemente han influido en la opinión de los ciudadanos, que cada vez dan menos crédito a la teoría de la conspiración del PP y se fían más de los informes policiales.

Para siete de cada diez valencianos (69%) los informes de la policía que observan indicios de corrupción en la Comunidad Valenciana son más creíbles que las críticas del Partido Popular, a las que solo dan crédito el 15% de los ciudadanos. El sondeo revela también que el porcentaje de las personas que dan credibilidad a los informes policiales se ha incrementado en ocho puntos en solo un año, mientras que los argumentos del PP se los cree un 2% menos de valencianos que hace un año.

El resultado es que más de la mitad de los electores considera "graves y creíbles" las acusaciones del caso Gürtel -seis puntos más que hace un año- frente a un 33% que piensa que hay "un montaje para desprestigiar al PP".

Sobre la posibilidad de que políticos imputados por la justicia formen parte de las candidaturas electorales de los partidos políticos, los valencianos se pronuncian de manera tajante.Siete de cada diez ciudadanos (69%) considera que "en ningún caso" deberían figurar en una lista electoral y ocho de cada diez (77%) considera que si aparecen políticos imputados en las listas electorales ello afectaría a su intención de voto. Y eso aunque el partido político afectado sea el que siente más próximo ideológicamente.

Los valencianos, que se consideran de centro, no creen que el Consell realice una buena gestión. De hecho, el Gobierno de Francisco Camps acusa la parálisis provocada por los casos de corrupción y los valencianos suspenden por primera vez al Consell con una nota de 4,5. Pese a ello, para la mayoría de los valencianos, el PP es el partido que mejor defiende en su conjunto sus intereses (39%). Un porcentaje inferior en cinco puntos al de hace un año. Los socialistas mejoran su percepción ante la ciudadanía. Un 16% (hace un año era un 14%) creen que son los que mejor defienden los intereses valencianos. Y el 27% piensa que nadie.

Anònim ha dit...

La corrupción afecta a la imagen de la Comunidad Valenciana en España
Ocho de cada diez votantes rechaza la inclusión de imputados en las listas.

La existencia de prácticas corruptas tiene repercusiones, según el sondeo. Siete de cada diez valencianos (73%) piensa que los escándalos afectan, y mucho, a la imagen que tiene la Comunidad Valenciana en el resto de España. Una percepción que el año pasado la tenían el 65% de los encuestados

Según el sondeo de Metroscopia, seis de cada diez ciudadanos (61%) consideran, además, que ello tiene repercusiones sobre la economía de la comunidad autónoma. Un porcentaje ocho puntos más alto que el registrado en la encuesta realizada con motivo del 9 d'Octubre el año pasado. Un daño colateral que también observan los votantes del PP.

El caso Gürtel y sus repercusiones, sumados a otros escándalos de corrupción, probablemente han influido en la opinión de los ciudadanos, que cada vez dan menos crédito a la teoría de la conspiración del PP y se fían más de los informes policiales.

Para siete de cada diez valencianos (69%) los informes de la policía que observan indicios de corrupción en la Comunidad Valenciana son más creíbles que las críticas del Partido Popular, a las que solo dan crédito el 15% de los ciudadanos. El sondeo revela también que el porcentaje de las personas que dan credibilidad a los informes policiales se ha incrementado en ocho puntos en solo un año, mientras que los argumentos del PP se los cree un 2% menos de valencianos que hace un año.

El resultado es que más de la mitad de los electores considera "graves y creíbles" las acusaciones del caso Gürtel -seis puntos más que hace un año- frente a un 33% que piensa que hay "un montaje para desprestigiar al PP".

Sobre la posibilidad de que políticos imputados por la justicia formen parte de las candidaturas electorales de los partidos políticos, los valencianos se pronuncian de manera tajante.Siete de cada diez ciudadanos (69%) considera que "en ningún caso" deberían figurar en una lista electoral y ocho de cada diez (77%) considera que si aparecen políticos imputados en las listas electorales ello afectaría a su intención de voto. Y eso aunque el partido político afectado sea el que siente más próximo ideológicamente.

Los valencianos, que se consideran de centro, no creen que el Consell realice una buena gestión. De hecho, el Gobierno de Francisco Camps acusa la parálisis provocada por los casos de corrupción y los valencianos suspenden por primera vez al Consell con una nota de 4,5. Pese a ello, para la mayoría de los valencianos, el PP es el partido que mejor defiende en su conjunto sus intereses (39%). Un porcentaje inferior en cinco puntos al de hace un año. Los socialistas mejoran su percepción ante la ciudadanía. Un 16% (hace un año era un 14%) creen que son los que mejor defienden los intereses valencianos. Y el 27% piensa que nadie.

Baobab oci creatiu

Laulauenlaseuatinta

Vells Oficis

Entre versos i pinzells contemporanis: Al bellmig.

Els més visitats

La meva llista de blogs

El topònim Vila-real a la Península Ibèrica

Vila-real a rajaploma

Calendari de Lliga

TV3 EN DIRECTE

Horaris LligaBBVA

Dominio Casilda

Visualitzacions de pàgina l'últim mes